El fin del proceso catalán

IMG_1553.JPG

Es de sobras conocida la incapacidad del Estado español para gestionar políticamente y por la vía del diálogo las cuestiones relativas al ejercicio del derecho de autodeterminación que se plantean, con diferencias, desde Catalunya y desde Euskal Herria (a pesar de lo que opina un Urkullu excesivamente electoralizado).

En el caso concreto de Catalunya, el Estado español ha dejado ver las terribles vías de agua de un sistema predemocrático que ha respondido a cada propuesta catalana con prohibiciones, amenazas y tribunales.

Pese a ello, desde Catalunya insistimos en la transversalidad y la predisposición a la negociación; fieles a las raíces cívicas, pacíficas y democráticas que caracterizan nuestro proceso de independencia.

Es desde esta perspectiva que debemos observar la cuestión de confianza que deberá superar el presidente Puigdemont el próximo 28 de septiembre. Cabe recordar que dicha cuestión de confianza es la respuesta del propio presidente catalán a raíz de la negativa de la CUP a aprobar los presupuestos.

Puigdemont no ha llegado a la presidencia para gestionar una autonomía. Asumió un rol sobrevenido desde la convicción que nuestro país puede establecer una nueva república europea en la presente legislatura. Dicha determinación, según la doctrina Puigdemont, no se negocia, la confianza no se negocia; Se tiene o no se tiene.

Puigdemont, sometiéndose a una cuestión de confianza, reclamaba a la CUP un compromiso con el Govern para la independencia, para hacer efectiva la mayoría parlamentaria que representa la suma de sus 10 dipuados con Junts pel Sí. Y con la presentación de la moción de confianza, Puigdemont pone punto y final -circunstancial- a las rencillas entre independentistas y reclama compromiso para hacer posible un objetivo político común y compartido.

Sin embargo, dicha moción de confianza ha tenido efectos colaterales altamente positivos para la resolución política de la cuestión catalana. Por un lado ha significado la consolidación de Puigdemont como el presidente de la independencia. Sin un solo temblor puso su cargo a disposición de la cámara catalana, demostrando que no desea una presidencia si no ha de servir para culminar el proceso de independencia.

Por otro lado, ha permitido unos meses de profunda reflexión en el mundo independentista. Las reflexiones internas de la CUP han dado como resultado la elección, el pasado 6 de agosto, de un nuevo secretariado nacional. Una nueva dirección de la izquierda independentista que de forma inmediata se ha mostrado convencida que presidente Puigdemont superará la cuestión de confianza sin problemas.

Por otro lado, en el seno de Junts pel Sí -eso es el Partido Democráta, ex CDC, y Esquerra- el verano ha servido para interiorizar la necesidad de incorporar el RUI –referéndum unilateral para la independencia vinculante- en la hoja de ruta compartida. No se trata, sin embargo, de hacer prevalecer dicha opción sobre las otras (declaración unilateral de independencia o elecciones constituyentes), sino de ampliar el abanico de oportunidades y posibilidades políticas en relación a un desenlace afirmativo y participado del proceso de independencia.

La pasada Diada del 11 de septiembre demostró, para sorpresa de los de siempre, que el músculo popular del independentismo sigue dispuesto y preparado. También es cierto que la atmósfera política en el campo independentista reclama un desenlace más pronto que tarde. El mensaje de la sociedad catalana que se movilizó fue “no os vamos a fallar, no nos falléis vosotros.”

El curso político que acabamos de iniciar demostrará la cara más autoritaria e intransigente del Estado español. Nuestra respuesta será, debe de ser, determinada, convencida e insobornable. Y nuestra respuesta deberá ser unitaria para ser efectiva.

Será, también, el fin del proceso catalán y el principio de una difícil, deseada y apasionante historia republicana.

Víctor Terradellas i Maré

 

http://www.berria.eus/eztabaidagela/1863/2016-09-25/katalunia.htm

 

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s